sábado, 27 de junio de 2009

Fotografía post mortem

“Imagina que eres parte de una familia en la era victoriana. La muerte es parte de tu vida diaria, así que es mucho más fácil de aceptar. La tasa de mortalidad durante esta época era prácticamente igual al número de nacimientos. La mayoría de las muertes eran de niños a causa de la viruela y la fiebre amarilla, y mujeres que morían en el parto. A menudo los niños le eran arrebatados de su familia antes de su primer cumpleaños.”
Lyndsey Amadeo Gray, Photographic Memories.

La Fotografía de Difuntos fue una práctica muy extendida en el siglo XIX y básicamente, consistía en vestir al cadáver con sus ropas personales e inmortalizarlo solo o en un último retrato grupal, con sus compañeros, familiares o amigos. Esto, lejos de ser una práctica morbosa y macabra, eran imágenes con cierto aire nostálgico en una época donde la muerte, más allá de un suceso funesto, era visto como un acontecimiento espiritual, sumamente sentimental que se debía rememorar como parte del ciclo de todos los seres humanos.

Una de las teorías que tratan de explicar este fenómeno social argumenta que se desarrolló en una época en que la fotografía no era habitual ni estaba popularizada como en el presente, de tal modo que mucha gente moría sin haber podido ser retratado en vida. De ahí que muchas familias desearan fotografiar "post mortem" a sus seres queridos para que todo el mundo supiera que esa persona había pertenecido a aquella familia.

"Angelitos" era la forma en que en el siglo XIX se conocía a las fotografías post mortem de niños. Teniendo en cuenta el alto índice de mortalidad infantil de dicha época donde una familia común solían tener entre 8 y 10 hijos, la media de fallecimiento era de la mitad. En ese contexto, las fotografías del niño fallecido junto a sus padres y/o hermanos estaban comprensiblemente aceptadas. En la católica América, los niños que morían sin pecado original por haber sido bautizados y sin ningún otro pecado en vida, iban directamente al cielo para convertirse en Angelitos, en cambio, los que no habían sido bautizados eran enterrados con los ojos abiertos para que pudiesen ver la gloria del señor.

En los primeros tiempos los cuerpos muertos usualmente se retrataban como si estuvieran dormidos, lo que otorgaba a los mismos una imagen de naturalidad al tiempo que se simbolizaba el "eterno descanso" del fallecido, pero también fue muy común disponer los cadáveres de tal manera que simularan estar realizando algún acto cotidiano, proceso que incluía, en muchos casos, abrir los ojos del difunto utilizando utensilios diversos (en general, una cucharilla de café) y resituar correctamente el ojo en la cuenca.

De hecho, se solía dar completa libertad a la persona encargada de tomar la imagen para vestir y disponer el cuerpo como considerara apropiado. Muchos de los fotógrafos de aquel entonces se convirtieron en auténticos expertos del maquillaje, llegando a obtenerse resultados muy espectaculares en algunos casos y bastante patéticos en otros. En general, las fotografías podían tomarse en picado o contrapicado, pero era muy común disponer la máquina a la altura del rostro del fallecido. La cara se enfatizaba en gran medida y en muchos casos se suprimía cualquier tipo de ornamentación, lo que lleva a una confrontación directa y cruda con la persona muerta cuando se observa el retrato. Posteriormente, se incluyeron algunos otros adornos, como las flores. En esta fotografía de abajo, si nos fijamos bien podemos ver otra de las técnicas utilizadas: la de pintar los ojos en los párpados del muerto y sujetarlo con alambres y todo tipo de artilugios en las piernas y brazos para hacerle la fotografía erguido o de pie.

No era tampoco en absoluto extraño que los padres aparecieran junto a los niños muertos simulando acunarlos durante su sueño. Se intentaba, de esta manera, aportar un toque más de naturalidad a las imágenes y, de paso, mostrar las relaciones de las criaturas con sus progenitores. Resulta bastante llamativo comprobar la aparente entereza de los adultos, que siempre se muestran perfectamente tranquilos, aunque con cierta tristeza en su mirada. Como también resulta interesante comprobar de qué modo se enfrentaban a la muerte los niños, pudiendo fotografiarse junto a su hermano muerto sin que ello les haya supuesto ningún trauma importante, tal como se argumenta hoy día, cuando evitamos a los niños tan siquiera nombrar a la muerte.

El negocio de la fotografía post mortem fue in crecendo conforme se iba demandando retratos de ultimas voluntades, ya fuese por petición del propio difunto en vida o por los familiares. Los fotografos del momento vivian espeluznantes anécdotas cuando se encontraban con un séquito en sus salas ansiosos de poder retratar a su ser querido antes del sepelio, fue entonces por lo que comenzarón a "desplazarse a domicilio" como queda reflejado en un articulo del periódico español "El Nacional", de 1861.

Los fotógrafos también hacian uso de su "arte", al fabricar ellos mismos soportes exclusivos con los cuales dar una posición artística más adecuada a sus clientes, emulando una postura natural que pasaría a la posteridad, y que curiosamente, pese a su concepción morbosa por parte de la opinión publica, hoy podemos apreciar. El objetivo de aquellas fotografías se ha cumplido: el futuro es consciente de que existieron.

9 comentarios:

Arnau dijo...

Supongo que Amenabar se inspiró en estas fotografías para su película "Los otros".

Gracias, Maya, me acabas de dar el desayuno.

Maya dijo...

Joder Arnau!! XDDDDDD
A eso me refería cuando digo que entonces vivían la muerte con cierta naturalidad.. aquí la evitamos con tanto ahínco que al final cuando nos enfrentamos a ella, el dolor nos resulta casi insoportable.
La muerte es parte de la vida, parte del ciclo, inevitable. Por mucho que miremos a otro lado, está ahí.
Claro que otra cosa es que leas esto mientras estás comiéndote unas tostadas en plan bucólico con tu hijo sentado frente a tí..
Uh...vaya, lo siento!!

Arnau dijo...

De acuerdo, Maya, pero ¿hay alguien más?

Josu Sein dijo...

En Historia de la Fotografía, cuando estudié, empezamos precisamente por aquí. Cuando se inventó la fotografía principalmente se utilizaba para este fin, con la ventaja además de que debido a los larguísimos tiempos de exposición que en aquellos tiempos se necesitaban, los modelos de estas fotografías no se movían...

Y sí Arnau.En Los Otros se hace referencia a estas fotografías, cuando Nicole Kidman encuentra un album de fotografías y la criada le explica que eran muertos (entre los que estba ella misma...), y hay una escena en la que Nicole Kidman se aterroriza al parecerle que ve a alguien y resulta ser un cuadro en la pared con este tipo de fotografías, que además es Eduardo Noriega, porque después de haber trabajado con él en 2 pelis, Amenábar quería que apareciese de una manera u otra.

Odiseo dijo...

Bueno, Maya, tal como te dije me ha gustado tanto tu post que le he hecho publicidad en mi blog.

No es lo único que me gusta del blog. Entré aquí por la impagable publicidad de Quino y he disfrutado, entre otras cosas, con el decálogo de Canal 9, digo Goebbels (¿en qué estaría yo pensando?)

Con Un Par de Sensores dijo...

Hola Maya, he llegado a tu blog a través del post que te ha dedicado un querido amigo y compañero de fascinaciones tras la lente, Odiseo, y la que se ha quedado fascinada he sido yo, esta vez por la multitud de temáticas que se pueden disponer ante la lente misma. Muy interesante.. volveré! Un saludo desde las antípodas de esta otra alicantina!

JoAnn Ospina dijo...

Espero que todavía utilices blogspot y me puedas hacer un favor enorme.
Tu post me ha servido mucho para una exposición que estoy haciendo, pero para ésta necesito los fotógrafos que hicieron estos retratos. ¿Por casualidad tienes algún nombre que puedas regalarme o alguna referencia?

Maya dijo...

Lo siento, no puedo ayudarte. Hace mucho de eso y el post lo escribí recogiendo de aquí y de allí, sin guardar referencias.
Saludos

mary dijo...

Soy muy parecida a la última foto, cómo podré obtener información sobre la misma? gracias